Intranet
01/08/2017

España, producción de cultivos hortofrutícolas en los que prima la seguridad

La producción de cultivos hortofrutícolas españolas ha sido declarada como una de las más seguras del mundo por las buenas prácticas de sus agricultores. Ello la ha situado en el primer país exportador de hortalizas en Europa.

Una producción segura, controlada y bajo los estándares de calidad que exigen las autoridades alimentarias. Eso fue lo que se declaró en la Estación Experimental Agrícola de Utrera, la jornada celebrada por BASF Agro España en la que diferentes responsables de la cadena alimentaria, técnicos y agricultores, debatieron sobre la seguridad alimentaria y los estándares secundarios.

El primer país exportador de Europa en el que prima la seguridad

España es el primer país exportador de hortalizas de Europa, siendo la UE y sus grandes cadenas de supermercados el principal destino de los productos hortícolas nacionales. Algo que se ha ganado a base de seguir a conciencia los mecanismos de control y los procedimientos de seguridad alimentaria regulados.

Para garantizar la seguridad de los alimentos existen distintos organismos que lo certifican. Estos son la Agencia Española de Consumo (AECOSAN) y la Agencia para la Información y Control de la Cadena Alimentaria (AICA), ambas dependientes del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Aunque, por encima de ellas está EFSA, la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos.

Además, hay que tener en cuenta los estándares secundarios con los que cuenta España en lo que respecta a las buenas prácticas agrícolas para la producción y venta de los productos hortofrutícolas. Estos estándares imponen criterios de comercialización que no solo se centran en fijar límites máximos de residuos en cada producto. En el caso de Unexport, no solo cumple esos límites sino que, además, garantiza la calidad de sus productos mediante las certificaciones ES-ECO-024-MU Agricultura UE y del Consejo de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia.
Por tanto, detrás de poder disfrutar de ese alto nivel de seguridad que comentábamos, hay mucho trabajo para que el consumidor deposite su confianza. Una confianza que, en palabras de Francisco José González Zapater, Jefe del Servicio de Sanidad Vegetal de Murcia, ha disminuido en el sector. Por este motivo, es importante que la sociedad comprenda y reconozca el papel del agricultor en la salvaguardia de la seguridad alimentaria.